La Luz Mala: leyenda rural

La leyenda de la luz mala es una de las más famosas en las zonas rurales de Argentina y Uruguay. Las personas que viven en el campo describen a este fenómeno como la aparición de una o varias luces brillantes sobre el suelo, generalmente por la noche. La luz flota por encima del pasto y puede permanecer quieta o moverse, y en ocasiones, hacerlo bastante rápido. Es por ello que algunos manifiestan que al querer acercarse a las mismas, estas comienzan a moverse hacia la persona.

 

¿Qué es la luz mala?

En principio tenemos una luz que flota sobre el suelo y en ocasiones se mueve. Mala, porque según algunos relatos es considerada como un espíritu que puede atacarte. Dicho esto, se podría considerar a la luz mala como un fenómeno paranormal. Pero primero hay que exponer las teorías, tanto rurales como científicas.

Luz Mala

 

Leyenda rural

La noche en el campo puede resultar desde calma a tenebrosa, dando lugar a un sin fin de historias. La leyenda de la luz mala surgió hace mucho tiempo entre la gente que vive en el campo, tanto en Argentina como en Uruguay. Pese a los años, al día de hoy dichas personas sostiene con mucha seguridad este fenómeno. Es más, la mayoría de la gente que ha vivido en zonas rurales durante algunos años, han visto dicha luz.

Según la creencia rural, estas luces son almas en pena. Es decir, aquellos espíritus que vagan por el mundo producto de no haber recibido un correcto entierro cristiano.

 

Farol de Mandinga

Por otro lado, en el norte argentino existe otra leyenda similar conocida como el “farol de Mandinga”, la cual presenta características similares: luces que aparecen sobre los cerros y quebradas luego de que el sol se oculte. Cabe aclarar que “Mandinga” es popularmente el nombre que los indígenas le daban a un demonio.

 

Objetos malditos

En ambos casos, según la gente del campo, en los lugares donde se encuentra la luz mala a veces se puede encontrar objetos, los cuales casi siempre son metálicos o vasijas indígenas, pertenecientes en teoría a ese espíritu. También aseguran que al desenterrarlos o abrirlos (vasijas o cajas), se suele percibir un gas extraño que puede ser peligroso para la salud de la persona.



 

¿Fuego fatuo o luz mala?

Tras la popular leyenda de la luz mala, la ciencia ha investigado el fenómeno. Los científicos afirman la existencia de las luces, pero le dan un nombre distinto el cual es “fuego fatuo”. Según se explica, la descomposición de materia (animales o plantas por ejemplo) eleva un gas que resulta fluorescente cuando lo atraviesa la luz de la luna. También puede ocurrir una experiencia similar cuando existen huesos de animales u otro objeto que refleje la luz de la luna en la noche.

Aun así, la ciencia no puede explicar del todo la luz mala y es por ello que la leyenda argentina y uruguaya sigue en pie. La gente del campo afirma que estas luces pueden moverse y a veces brillan demasiado, no puede ser sólo un reflejo de la luna. Es por ello que si bien la ciencia afirma que existe el fenómeno, vinculándolo con el fuego fatuo, no puede explicar lo que casi unánimemente todas las personas que viven en lugares rurales dicen ver.

 

Entonces, ¿existe la luz mala?

No existe una respuesta decidida de qué es la luz mala. Es muy probable que en la mitad de los casos las personas vean un fuego fatuo. Pero en otros casos más extraños, especialmente cuando la luz se mueve, no se sabe sencillamente que podría ser.

Si bien está probado científicamente la existencia del fuego fatuo, hay mucha gente que se opone a la definición, vinculándolo a un fenómeno paranormal. Lo cierto es que, sea lo que sea, la leyenda existe y sigue en pie.

Desde Todo Misterioso creemos en la veracidad de esta leyenda. Lamentablemente no hemos podido presenciar el fenómeno. Pero el hecho de hablar con gente que sí lo ha presenciado, nos hace confiar en su existencia. Cabe aclarar que estas personas están muy lejos de inventar cosas. Con lo cual, si bien existe una explicación para una parte de los casos de luz mala, los otros siguen siendo un misterio más de nuestro mundo.

error: